top of page

El valor de la experiencia en la aviación ejecutiva


Una buena experiencia tiene muchos componentes y definiciones. Probablemente cada persona tiene una percepción distinta, un significado particular, sobre lo que para él o ella es tener una buena experiencia. Se vienen a la mente momentos con la familia u amigos, pasar un rato agradable disfrutando de una buena comida o gritando el gol de tu equipo favorito. ¿Pero cuántas veces has pasado una mala experiencia por culpa de un mal servicio? Lo sabemos, la lista es larga.


La aviación ejecutiva es un segmento que habitualmente entrega buenas experiencias, y el compromiso de Flapz es trabajar solamente con aquellos partners y operadores que estarán a la altura de las circunstancias para entregar buenos momentos, siempre. ¿Cuáles son los componentes que modelan la experiencia de la aviación ejecutiva?


La flexibilidad y la comodidad encabezan la gran lista de comodidades que brinda la aviación privada, dos rasgos que se adaptan perfectamente a las necesidades de unas vacaciones en familia; desde aterrizar en lugares donde las aerolíneas comerciales no pueden hasta la posibilidad de cambios de último momento en el itinerario, la aviación privada es insuperable.


Existe la idea errónea de que la aviación ejecutiva es un lujo reservado solo para empresarios con la necesidad de realizar reuniones y reducir al mínimo los tiempos de transporte. Bueno, también es cierto que se le llama aviación ejecutiva (business aviation en inglés) por una razón… Sin embargo, a escala global, la aviación privada también se utiliza con fines de ocio, un segmento que ha aumentado su uso gracias a precios competitivos, máxima flexibilidad y comodidad.


Si una familia quisiera reservar un vuelo, digamos de Barranquilla a Miami, solo necesitarán solicitar una cotización en el sitio web de Flapz. También se puede reservar a última hora, aunque siempre recomendamos a nuestros clientes que lo hagan al menos tres días antes del vuelo para ofrecer el mejor avión disponible y servicio complementario para la ruta específica.


El vuelo no se compartirá con pasajeros desconocidos, y las comodidades a bordo son 100% personalizables; desde el menú, la posibilidad de volar con mascotas dentro de la cabina, internet, hasta contar con los servicios de una asistente de cabina. Además, la necesidad de llegar tres horas antes del vuelo no es necesaria cuando se viaja de forma privada, puede llegar a la terminal privada exclusiva para vuelos privados, también conocida como FBO, solo 15 minutos antes del viaje y luego caminar directamente al avión.


Una buena experiencia es una cosa, pero tener la posibilidad de controlarla casi en su totalidad catapulta a la aviación ejecutiva a otro nivel. Y esto ha sido clave en su ascenso durante la pandemia, con muchos pasajeros optando por esta opción de transporte para reducir los puntos de contacto y aumentar el distanciamiento social. Asimismo, parte de controlar la experiencia es decidir en qué avión se viajará, a qué hora, y hacia qué destino.


Lugares remotos


La aviación privada no conoce límites hacia destinos exóticos; una característica que no pueden decir las aerolíneas comerciales. La posibilidad de aterrizar en casi todas las pistas del mundo, abriendo rutas de viaje para personas en lugares remotos, es lo que hace que este servicio prospere. Aterrizar en pistas de aterrizaje reducidas, en islas remotas o cerca de cadenas montañosas hace que la aviación privada sea insuperable. Esto reduce la necesidad de transporte terrestre después de llegar al destino y, lo que es más importante, es posible llegar a terminales privadas exclusivas para vuelos privados.


Diferencias con la aviación comercial


Tiempo


La popular frase “el tiempo es dinero” existe por una razón. El dinero va y viene, pero el tiempo nunca se recupera. Al volar en primera clase, se siguen aplicando las normas y reglamentos estándar de los vuelos comerciales; llegada horas antes del vuelo, procedimientos de check-in, seguridad y reclamo de equipaje después del aterrizaje. Con los vuelos privados, solo tienes que llegar 15 minutos antes de partir donde se implementará un procedimiento de registro rápido y, después de eso, caminarás directamente hacia tu avión. En esencia, tú decides cuánto vale tu tiempo.


Flexibilidad


No debe pasarse por alto la posibilidad que ofrecen los vuelos privados de aterrizar en pequeños aeropuertos regionales. Al aterrizar en los principales aeropuertos, los pasajeros todavía tienen que conducir una cantidad considerable de tiempo después de un vuelo comercial para llegar a su destino. Los aeropuertos locales o regionales suelen estar más cerca del destino final del viajero. Además, la flexibilidad y disponibilidad proporcionada por Flapz para la organización del viaje no tienen paralelos, cada cliente básicamente elige cómo quiere volar.


Privacidad


Si necesitas trabajar durante tu viaje, se deben aplicar algunas condiciones básicas: una mesa cómoda, poco ruido y, lo más importante, privacidad. En los asientos de primera clase comercial, todavía hay pasajeros a tu alrededor, asistentes de vuelo, niños y ruido. No es ideal si necesitas ocuparte de asuntos comerciales importantes. Con la aviación ejecutiva te olvidas de todo lo anterior y solamente te preocupas de disfrutar del viaje a tu manera, con la máxima discreción.

490 visualizaciones
bottom of page