top of page

La experiencia del mejor vuelo de mi vida

Iván Radic, Country Manager de Flapz Chile, cuenta su experiencia tras volar a bordo de un Gulfstream G280, uno de los aviones más modernos de Sudamérica.


Hay ciertas experiencias de vida que merecen ser contadas. Y lo que les voy a compartir no es una excepción. La semana pasada tuve la suerte de volar en uno de los jets privados más modernos en toda Sudamérica, el Gulfstream G280 de Aerocardal, uno de nuestros partners en Chile, en un tramo vacío desde Santiago hasta Medellín, con el avión completamente para mí.


La experiencia parte desde que uno deja casa, porque es necesario hacerlo poco menos de una hora antes del vuelo, dependiendo de cuán lejos uno viva de la terminal exclusiva para vuelos privados. Personalmente llegué 20 minutos antes de la hora pactada de despegue e incluso me sobraron algunos minutos para tomarme un café junto a mi equipaje en el lounge de espera. El control de equipaje dura dos minutos, al igual que el proceso de Policía Internacional, donde naturalmente no había fila porque era el único pasajero del vuelo.


Después de eso, el avión me esperaba literalmente a 10 metros de distancia. Y no era cualquier avión ejecutivo. Cómo les explico… El Gulfstream G280 es una aeronave ejecutiva con capacidad para 10 personas y una autonomía para llegar sin escalas de Santiago a Miami, con todas las comodidades de volar en primera clase, para que se hagan una impresión, pero sin la necesidad de compartir la cabina con otras personas. El avión puede ascender a su altitud de crucero en solo 20 minutos, más de 40.000 pies, y con la mejor presurización de cabina de su clase, muy distinta a aeronaves comerciales, lo cual permite llegar más descansado al destino.


El vuelo dura 05 horas y 40 minutos en el aire, tiempo suficiente para poder trabajar o descansar. Independientemente de lo que uno elija hacer, uno llega al destino listo para continuar con las actividades pactadas, ya que el vuelo no se siente de la misma forma que en un viaje comercial, a pesar de ser una distancia relativamente larga de vuelo. Y una vez arribado, la experiencia de primer nivel continua.


No es necesario ir a buscar la maleta y el proceso de ingreso a Colombia se hizo de forma expedita. Al aterrizar ya estaba esperando un vehículo para llevarme junto a los pilotos a realizar los trámites en Policía Internacional y Aduanas, los cuales no toman más de cinco minutos. La verdad, inmejorable…


Lo descrito es la experiencia que queremos que vivan todos nuestros clientes, quienes optan por contratar un vuelo ejecutivo con Flapz gracias al ahorro de tiempo y los altísimos niveles de personalización. Aquellas características no se pueden encontrar en ninguna de las categorías de la aviación comercial, donde incluso en primera clase es necesario embarcarse en terminales internacionales y llegar horas antes del vuelo.


Asimismo, es necesario compartirles que nuestro socio operador Aerocardal ha estado volando desde hace más de 30 años a altos ejecutivos en toda la región, y su experiencia y prolijidad en las operaciones se muestra desde que uno arriba a su terminal exclusiva para vuelos privados. En nuestro marketplace, donde agrupamos la oferta de vuelos ejecutivos más competitiva en la región, solamente se pueden encontrar los mejores operadores certificados de Sudamérica, quienes son una extensión de nuestro compromiso con la excelencia de servicio.


Así culmina el mejor viaje de mi vida y, créanme, he viajado bastante. Y lo más interesante es que se me hace es difícil definir cuál fue la mejor parte del viaje; si fue la experiencia en el terminal privado, el vuelo en sí en la moderna aeronave o el expedito ingreso a Colombia. Me quedo con que la experiencia completa es un privilegio, especialmente ante tanta incertidumbre que existe en la aviación comercial.


Mi compromiso es acercar esta forma de experimentar el vuelo a más personas en la región, elevando finalmente el nivel y servicio de la aviación en Sudamérica, donde cada pasajero podrá realmente definir cuánto vale su tiempo, ya sea charteando un vuelo ejecutivo completo, aprovechando una oportunidad de tramo vacío como la mía, las cuales se comercializan incluso 70% menos que una ruta regular, o arrendando un asiento vacío, una modalidad que ha sido muy exitosa desde su introducción en 2020.


214 visualizaciones

Comentários


bottom of page